104 kilómetros por el Anillo Vial

Una rodada de 2 horas y 40 minutos de asfalto puro pasando por los cantones de Sígsig y Gualaceo, conociendo lugares turísticos de Azuay y disfrutando de la motocicleta.


Santa Ana de los Ríos de Cuenca… O “simplemente” Cuenca, es mucho más que la capital de la provincia del Azuay. Su arquitectura, su diversidad cultural, su aporte a las artes, ciencias y letras le sirvieron para ganarse el honor de ser conocida también como la "Atenas de Ecuador". Pero en esta ciudad hay una actividad lúdica, el motociclismo, que poco a poco se ha convertido también en una de las más fuertes expresiones comerciales de esta zona del país.


No solo el deporte sino también la industria relacionada con las dos ruedas le han otorgado el apelativo de “capital ecuatoriana del motociclismo”. Es por esto que si eres cuencano o simplemente estás de visita en esta ciudad y tienes la oportunidad de hacerlo, debes embarcarte en una de las muchísimas opciones de rodar en moto por Cuenca y sus alrededores.


En este artículo te presentamos una opción corta, cómoda y fácil para disfrutar de la moto. Se trata de una ruta de 104 kilómetros, con una dificultad técnica muy baja, aunque es mejor decir que es fácil, y sobre una superficie total entre asfalto y pavimento. Serán cerca de dos horas y 40 minutos para rodar sin contratiempos, incluso si el clima no ayuda mucho.


Para efectos de esta nota, el lugar de encuentro o salida de la rodada está en el centro de la ciudad, así quienes sean visitantes podrán disfrutar también por un momento de una zona de la ciudad que fue declarada en 1999 como Patrimonio Cultural de la Humanidad.


Gracias a la colaboración de Pedro Andrés Moscoso, gerente comercial de Honda, una de las marcas más fuertes del país, afincadas en esta ciudad, vamos a “recorrer” por una ruta que cubrirá el anillo vial que pasa por algunas parroquias rurales del cantón Cuenca, así como los cantones de Sigsig, ubicado al sureste de la provincia a unos 60 km de la capital; y , Gualaceo, a 35 kilómetros hacia el oriente.

El primer destino será la parroquia El Valle (2°56'15.2"S 78°57'56.7"W), que se encuentra en el kilómetro 10 de la ruta planteada. Esta es una zona caracterizada por las actividades agrícolas y agropecuarias como un mecanismo de auto subsistencia para los pobladores. De allí el camino avanza hasta la parroquia de San Bartolomé (3°00'28.8"S 78°50'48.6"W), en el cantón del Sígsig, donde podemos detenernos a tomar una foto en el parque central a refrescarnos con una bebida o un helado, aprovechando su clima que fluctúa entre 17 y 20 grados, a una altura sobre el nivel del mar de 2.790 metros.


Tras una pequeña pero necesaria pausa continuamos por una ruta llena de curvas que deleita a los amantes de las carreteras sinuosas y con un excelente asfalto hasta llegar al puente de La Unión (3°00'17.7"S 78°48'33.4"W), en el kilómetro 45, donde el río Pamar confluye con el río Santa Bárbara, y desde dónde nos dirigimos hacia el norte por la carretera E594 con dirección a Chordeleg (2°55'20.4"S 78°46'33.2"W), lugar donde completaremos 58 kilómetros de ruta.


Este pueblo, reconocido alrededor del mundo por su maravilloso contenido cultural, destaca por los trabajos en cerámica, bordados a mano y, sobre todo, en metales nobles como el oro y la plata. En el centro de esta localidad azuaya existen más de cien joyerías, donde se pueden encontra


r un sinnúmero de “obras maestras” en estos y otros metales, usados desde hace miles de años por los habitantes de estas latitudes… Un lugar recomendado para comprar regalos, detalles y recuerdos. Además para tomar un nuevo descanso en nuestra ruta por territorio azuayo.

Avanzando unos kilómetros más llegamos a Gualaceo (2°53'32.2"S 78°46'41.6"W) para completar el kilómetro 63 de nuestra ruta. Esta ciudad, que tiene cerca de 50.000 habitantes, se encuentra atravesada por los ríos Santa Bárbara, San Francisco, Shío, San José y Guaymincay y en ella disfrutaremos de un clima templado con una temperatura promedio que fluctúa entre 15 y 20 grados centígrados.


De acuerdo a cómo hayamos programado nuestra ruta, esta ciudad puede ser la última parada en nuestro recorrido antes de regresar a Cuenca. Y si nuestro viaje lo hacemos en el mes de junio, durante sus fiestas de cantonización, será imperdible el asistir al Festival de Carnaval del Río o la celebración de Santiago Apóstol.


¿Lugares para visitar? En la ciudad existen varios parques y atractivos turísticos como el Centro Histórico (Patrimonio Cultural del Ecuador), la Iglesia Matriz de Gualaceo, el Antiguo Hospital Moreno Vásquez, el Museo de la Vicaría, el bosque Aguarongo (Parroquia Jadán), el Museo López Abad, el río Santa Bárbara; y, el Mercado 25 de Junio… lugar en el que no podemos dejar de comer su famoso hornado con jugo de coco.



Y si seguimos en el tema gastronómico, que siempre va bien con un buen paseo en moto, se recomienda también probar las quesadillas con el famoso rosero, una bebida tradicional de este cantón que se elabora cocinando con maíz y frutas junto a una serie de especias.


El rosero es ofrecido en casi todas las panaderías y dulcerías ubicadas a lo largo de la avenida Jaime Roldós Aguilera. Y es ideal para terminar el paseo por esta ciudad.


De regreso a Cuenca por la carretera E40 pasamos por el puente de La Josefina (2°51'08.0"S 78°50'49.7"W), kilómetro 76 del recorrido, punto donde sucedió el deslave del cerro Tamuga y se estancó el agua de los ríos Jadan y Cuenca, en el año 1993.



Seguimos por esta carretera con dirección Oeste, hacia Cuenca, donde la ruta terminará en el parque Calderón (2°53'48.8"S 79°00'16.8"W) una vez cumplidos poco más de 100 kilómetros, donde podremos disfrutar de algunos restaurantes, heladerías y cafeterías para todos los gustos… Y cerrar con broche de oro nuestra ruta por el anillo vial de Cuenca.

Visita la ruta en nuestra cuenta de Wikiloc, para detalles de la carretera y del viaje:


https://es.wikiloc.com/rutas-motociclismo/ruta-anillo-vial-cuenca-69230368#lb-embed


12 vistas0 comentarios