Andrés Benenaula: “Estoy pensando a largo plazo… Y el cambio de modalidad es inminente”

Con 10 títulos nacionales en la categoría MX1 A y siete en la MX2 A, el piloto azuayo sigue encontrando motivación para mantenerse en el más alto nivel del motocross nacional. Su objetivo inmediato es ganar el Latino de MX1 y ya piensa en correr un Dakar.



Para pilotos como Andrés Benenaula no es difícil encontrar objetivos sobre las pistas de motocross. El azuayo, en la temporada 2021, tenía dos metas claras y directas en su “radar”... ganar el Campeonato Nacional y el Motocross de las Naciones Latinoamericanas. No había una opción diferente y trabajó para conseguirlo cobijado bajo los colores de la escudería Kawasaki.


Solo pudo cumplir una de ellas. Y según su análisis eso no impidió que fuera una de las mejores temporadas, sino la mejor, de su carrera deportiva. Motociclismo.ec conversó con el más ganador de la historia de esta modalidad en el país para conocer sus sentimientos luego de un año exitoso y sus objetivos futuros que, según confiesa, pueden ser los últimos en esta modalidad.


En el 2021 pudiste recuperar el título en la categoría MX1 A ¿Cómo te hace sentir ese resultado?

Fue una temporada increíble para mi. Gané mi décimo título nacional en la categoría máxima del motociclismo. He sido uno de los pilotos más constantes en la modalidad del motocross y cada título fue diferente. En cada uno tuve competidores diferentes y muy fuertes.

El 2021 fue un año muy bueno para mi en la parte deportiva y creo que eso es una motivación especial para la temporada 2022 pues quiero continuar con más fuerza.


¿Tras nueve años seguidos fue difícil perder la corona de campeón en MX1 A?

El 2020 fue muy complicado para mi. Había nacido mi hijo y el tema de la pandemia me obligó a estar muy encerrado en casa. Me costó mucho, después de siete meses, volver a montar en el nivel que estaba acostumbrado.

El ritmo prácticamente no lo perdí pero la resistencia la había perdido bastante. Se notó claramente que tenía muy buena velocidad pero después de la primera mitad de las carreras mi ritmo bajaba totalmente.


¿Qué cambió en el 2021?

Eso es lo que fortalecí para la temporada pasada, un campeonato en el que disfruté muchísimo de cada una de las carreras. Empecé en Salcedo con dos segundos lugares y en la segunda fecha, en Cuenca, ya pude ganar los dos heats y ponerme de puntero en el campeonato.


De menos a más… ¡hasta llegar al título!

Cada punto fue importante y al final de temporada llegué a la última fecha, en La Troncal, con una ventaja grande con el segundo, que era Justiniano Romero. Hice una carrera muy inteligente. No quería perder el campeonato y al final todo el esfuerzo y dedicación valió la pena con un título que para mi significa muchísimo porque demostré que aún sigo siendo competitivo. Me sentí nuevamente en los cielos.


Y a nivel internacional… ¿El Motocross de las Naciones Latinoamericanas?

Claro. Fue la carrera más importante del año y estuve con un ritmo muy competitivo. Logramos un tercer lugar. Sabíamos que éramos, con Niky Merchán, candidatos a ganar. Se nos fue un poco de las manos con su caída, pero un tercer puesto fue muy bueno a pesar de todas las dificultades que tuvimos en la carrera.

El apoyo de Kawasaki… ¿Qué tan importante fue para alcanzar estos objetivos?

Tengo que agradecerles porque siempre estuvieron pensando en cómo mejorar día a día y eso fue una gran ayuda para mi como deportista. Siempre empujaron hacia más pues teníamos un objetivo planteado en el 2021 y lo cumplimos. Fue una satisfacción completa y lo logramos gracias al apoyo de todos mis auspiciantes.

Estoy muy agradecido con la empresa privada porque ese es el apoyo que necesito para mantener mi carrera deportiva en el top.


Casado y con un hijo… ¿Cómo influyó en tu motivación este cambio en tu vida?

Para mi realmente es una motivación extra. Mi vida cambió por completo, dio un giro de 360 grados en menos de dos años pero me acostumbre muy bien. Tengo el apoyo de mi esposa y de mi familia, todo eso suma y es una motivación personal para dar más.

Antes de cada carrera pasa por mi mente que ya no soy solo yo sino que hay alguien que depende de mi, por lo que conservo mucho la calma pero mantengo el profesionalismo deportivo de dar el cien por ciento sabiendo que es un deporte muy arriesgado.


¿Eso hace también que seas un piloto más inteligente?

Si. La experiencia también se convierte en inteligencia para saber dónde arriesgar más, donde optimizar más mi rendimiento y obtener buenos resultados.


El campeonato nacional 2021, pese a la pandemia, tuvo un muy buen nivel deportivo. ¿Qué crees que le falta para que siga creciendo?

Creo que fue el mejor año deportivo del motocross. En el tema de cantidad y calidad de pilotos, del apoyo de las marcas hacia nosotros y la respuesta de los fanáticos.

Ha sido de lo más grande que he visto en el país así que estoy muy contento porque se nota claramente que el motocross va por un buen camino.

Claro que también hay que cambiar muchas cosas para que siga en ascenso. Como deportista pienso que el tema de los organizadores en cada ciudad se puede mejorar mucho. Como piloto puedo decir que la FEM debe mover muy bien sus cartas para que el motociclismo mejore como lo está haciendo.


A propósito de eso… ¿Fue un año especial para la FEM con la intervención y sin poder estabilizar aún su situación interna?

Si. Es un tema complicado para mi como deportista pues no me gusta meterme en eso. Mi intención es estar más liberado de esas problemáticas, divertirme y hacer bien mi trabajo. Mis patrocinadores lo que buscan es que esté en lo más alto del podio, entonces trato de aislar esos temas de mi carrera deportiva.


Las marcas, a pesar de la pandemia, apoyaron incondicionalmente al deporte.

El motociclismo en el país cada vez es más profesional. Eso lo he palpado durante los últimos cinco años ya que gracias a mis patrocinadores y a la empresa privada he hecho del motocross mi profesión. Es mi trabajo día a día. Y hoy hay muchos pilotos con un respaldo importante de las marcas.

Qué genial se ve que las nuevas generaciones puedan dedicarse también profesionalmente en el mejor trabajo del mundo.


¿En el 2022 te mantienes con Kawasaki?

Sí. Firme un año más con Kawasaki. Realmente es una familia que siempre me está apoyando. Muy contento con la moto y todo el equipo. Un agradecimiento especial a Marco Martínez y Sebastián Landívar porque realmente son quienes están viendo siempre un beneficio para mi carrera deportiva.

Al final del año 2021 me entregaron una motocicleta doble propósito. Fue algo sorprendente ya que como deportista me motiva mucho a continuar con más fuerza.


En el 2021 también corriste en el Cross Country… una modalidad en la que te estás involucrando cada vez más.

Los años van pasando. Puedo decir que voy cambiando poco a poco los gustos por diferentes modalidades. Tengo planes a largo plazo muy bonitos y quiero ejecutarlos poco a poco. Para mi un siguiente paso en algunos años es estar en un rally Dakar. Trabajaré muy fuerte en ello para estar presente. Es un paso difícil especialmente en la parte psicológica porque al correr a campo abierto uno no sabe qué se puede encontrar. Entonces en ese proceso me encuentro ahora.


¿Ves cerca el fin de tu carrera en el motocross?

Seguiré un par de años más corriendo motocross, que es lo que realmente me apasiona y me llena mucho por la adrenalina que se siente en cada carrera. Pero ya estoy pensando a largo plazo… Y el cambio de modalidad es inminente.


¿Siendo un piloto tan ganador a nivel nacional cómo mantener la motivación para seguir al más alto nivel?

Este rato la motivación es al 100 por ciento. En los últimos el motocross dio un paso gigante con 4, 5 o más pilotos por categoría luchando por un título así que se ha vuelto mucho más entretenido para mi como deportista. Obviamente es más difícil, pero también motivador.

El año anterior pude conseguir mi décimo título nacional así que eso es muy motivante para defenderlo en el 2022.


¿En MX2 hasta cuántos títulos llegaste?

Llegué a los sietes títulos nacionales.


¿Y en Azuay?

Uuuffff jajajaja. Ahí si he perdido realmente la cuenta. Son muchos pero ahora lo mejor es pelear contra los más top que son muy jóvenes, de 17 o 18 años. Eso es muy inspirador. Se que tengo que esforzarme al cien y eso es muy motivante porque ganarles, sabiendo que tienen un talento innato, demostrado desde muy pequeñitos. Tengo que continuar. ¿Hasta cuándo? No lo sé. Hoy por hoy, a mis 31 años, solo quiero hacer bien mi trabajo, disfrutar al máximo y estar sobre mi moto.


Una pregunta difícil ¿Quién te gustaría que sea el sucesor de Andrés Benenaula en el motocross ecuatoriano?

Un nombre no lo puedo poner. Pero hay muchos pilotos que ya ven en el motociclismo una profesión y lo están disfrutando muchísimo. No puedo dar un nombre porque veo que hay muchos pilotos que vienen con un gran ritmo desde las categorías pequeñas, siendo campeones latinoamericanos y hoy en las grandes lo siguen demostrando.

Sé que en los próximos años tendremos no un Andrés Benenaula sino unos 10.



¿Qué queda pendiente en tu carrera deportiva y qué quieres conseguir en el tiempo que te reste corriendo al más alto nivel?

Algo muy claro es que el título que me falta es el de Campeón Latinoamericano en la clase MX1. En el 2020 y 2021 no tuvimos campeonatos y fue una pena porque veníamos en un proceso para tratar de conseguir ese título. Pero este 2022 nos pusieron ya la fecha del Latino de MX1 en Cajamarca, Perú. Así que ese es el trofeo que falta en mi estante.


¿Será el objetivo principal este año?

Exactamente. Es el objetivo marcado desde hace un tiempo y lucharé hasta conseguirlo. He estado muy cerca y a la vez tan lejos, pero cada año uno aprende y mejora. Hoy me siento en mi mejor momento, en el que se han reunido muchos factores como suerte, preparación, experiencia, ritmo… Y me siento muy preparado para pelear por ese título.


¿Cuántos y qué títulos latinoamericanos tienes?

Gané el primero en el 2000 en la categoría 50 cc en Bogotá, Colombia. Tengo dos latinos en MX2 y dos Sudamericanos de MX3. Algunos segundos y terceros lugares en todas las categorías.


¿Para este año cómo se presenta el nacional de motocross? Ya se están moviendo fichas en la conformación de los equipos.

Se nota claramente que va hacia un año mejor que el 2021. Tenemos pilotos cada vez más motivados por las marcas que son nuestros patrocinadores. Se está volviendo algo muy bonito para todos… Tenemos que darnos cuenta que ahora ya tenemos un soporte de una marca y debemos dar siempre al cien por ciento. Se aproxima un año espectacular para el motocross. Esperemos que los entes federativos, la empresa privada y los pilotos vayamos dando ese cambio hacia un motocross mucho más profesional.


Creo que se está caminando firme en eso. ¿Quizá falta un poco en el tema de organización de las carreras?

Exacto. Creo que ahí tenemos un tema que es casi como un freno de mano. Pero esperemos que las cosas se den para bien del deporte. No pido nada más.


323 visualizaciones0 comentarios