CAMPEON NACIONAL, 10 AÑOS DESPUÉS DE CORRER AFUERA






Tras 10 años fuera del país, tiempo en el que corrió en Italia, Brasil, Argentina, Chile y Estados Unidos, el cotopaxense Miguel Ángel Cordovez volvió al Ecuador para coronarse en este 2020 como campeón nacional de motocross en la categoría MX1. Cobijado por los colores de Suzuki, el popular “Coyote” hizo una campaña perfecta y ahora apunta a una campaña completa en el 2021 con carreras nacionales e internacionales.


¿Contento de volver a correr en Ecuador y con el mejor resultado que podías conseguir?

Mi regreso al Campeonato Nacional de Motocross se dio después de 10 años exactos, luego de que pudiera hacer un acuerdo con Suzuki para correr por ellos. El último nacional en el que participé completamente fue el del 2010 ganando las categorías MX1 y MX2.

Y ahora regreso también ganando el nacional en la máxima categoría y con un postrecito bien chévere que fue dominar todas las mangas en que corrí. Un resultado perfecto.


¿Fue duro correr nuevamente en Ecuador? Trabajamos muchísimo para volver a las pistas en Ecuador y alcanzar este resultado. Yo entrené súper fuerte física y psicológicamente. Y mi hermano, Juan Pedro, que se encargaba de la asistencia mecánica trabajó muchísimo en la moto para que el resultado se de con cero fallas.


¿Qué opinión tienes del Campeonato Nacional 2020?

En muchos países no se hicieron competencias en el 2020. Estoy súper contento de que se haya podido realizar, aunque haya sido un campeonato tan corto… Esto generó mucha intensidad porque si se aspira a un resultado final positivo, el chance de cometer errores es mínimo.

Al volver luego de estos 10 años, me llevé una sorpresa ya que el campeonato ha evolucionado bien. Por ejemplo, los promotores de las carreras, especialmente de Cuenca, organizan muy bien las cosas. Además, hay una gran integración de las marcas y eso lo hace más chévere.


A más del entrenamiento y la preparación de la moto, ¿cuál fue el secreto del éxito este año?

En el motocross es fundamental tener buenas largadas. Este año pude largar bien en todas las carreras, entre los tres primeros en todas las mangas. Estar al frente desde el principio ayuda mucho porque la presión que se debe imprimir para mantenerse en la punta o llegar a ella es menor. Luego se trata de imponer el ritmo, sacar ventaja y mantener la diferencia.


Venir de atrás hasta llegar a la punta… ¿esa fue la constante en este campeonato?

Se podría decir que sí. En Santo Domingo de los Tsáchilas, en la única manga que corrimos fue así; igual que en la primera manga en Amaguaña, una pista difícil para encontrar la huella ideal por las condiciones del terreno, donde ya me puse cerca de Andrés Benenaula y tuvo un accidente con otro piloto; y, en Cuenca fue igual, partí mal y aunque estaba tercero perdí mucho tiempo con relación a Andrés y Justiniano Romero, cometí algunos errores pero volví al ritmo y pude ganar.


¿Cuál fue la mejor manga de este año?

La segunda de la carrera en Cuenca creo que fue la mejor. Saliendo primero y demostrando mi ritmo de principio a fin, pude sacar un buen margen con los demás pilotos, en una pista en la que yo no era el favorito y más aún considerando la gran cantidad de lodo que hubo.




¿El mayor atractivo de este campeonato fue la categoría MX1 por la calidad de los pilotos?

Esta es la serie élite del motocross y son pocos los pilotos que llegan a esta categoría. Y menos aún los que consiguen resultados estelares.

Fue un campeonato intenso aunque no tuvimos un gran número de pilotos que puedan luchar por las posiciones de podio; pero los tres que estuvimos le pusimos bastante intensidad al campeonato y corrimos en un nivel súper alto. Eso nos separó bastante del resto de participantes de la categoría, pero así es este deporte.


¿También faltaron algunos nombres que apuntaban para mejorar el espectáculo?

La presencia de Pablo Vivanco, Otto Swoboda, Mateo Restrepo, entre otros, hubiera hecho que la categoría estuviera completa y seguramente le hubiera puesto una pimientita adicional porque todos ellos son pilotos que pueden sorprender y luchar por la victoria.


Pese a los problemas económicos generados por la pandemia del Covid-19, la presencia de las marcas fue muy importante en este campeonato que terminó.

Claro que sí. La falta de ese apoyo años atrás fue la razón principal por la que, no solo yo, sino muchos pilotos, hemos salido a buscar suerte en otros países.


¿Fue difícil conseguir el apoyo de Suzuki?

Este año yo empecé un poco atrasado ya que había muchos equipos que ya estaban formados y que les hubiera gustado que yo pudiera entrar. Que los equipos tengan fechas límites para armar sus equipos y organizar buenas cosas para sus pilotos es muy bueno.

Con Suzuki cogí el tren desde atrás pero estuvo súper bien. Ellos me apoyaron de una manera que nunca tuve en Ecuador.


¿Hay que motivar a las marcas para que sigan con ese apoyo?

Me parece súper chévere que cada vez los equipos se involucren más en el deporte y apoyen con más fuerza a los pilotos. Creo que ya se han dado cuenta de que estando en las carreras se fortalece su imagen y presencia en el mercado nacional.


¿Qué habrá en el 2021 para la carrera de Miguel Ángel Cordovez?

Tengo un proyecto grande. Está contemplado el Campeonato Nacional, lo que quiere decir que voy a estar aquí compitiendo y nuevamente con Suzuki.

Mis proyectos internacionales también involucran carreras del campeonato mundial de off road y las Bajas en USA. El equipo con el que voy a correr está confirmado, lo que aún tiene que definirse es exactamente en qué carreras voy a estar, esto debido a los problemas de la pandemia del Covid-19 en todo el mundo. Osea… si los campeonatos se hacen, tengo los medios para ir.