Club Navi Quito... Un grupo con espíritu joven y ganas de rodar

Más fácil. Más divertida. No es un scooter… no es solo una moto. ¡Es una Navi! Al referirse a este dinámico, moderno y deportivo vehículo de dos ruedas, Honda dice que “hemos creado un nuevo segmento en el mercado enfocado en llegarle a usuarios de espíritu joven, alegres, activos..”.

Y ese mismo espíritu es el que movió a Luis Miguel, Mateo y Ricardo, tres fanáticos de estas motocicletas, para crear el Club Navi Quito el 9 de mayo de 2018, año en el que este modelo de Honda se empezó a vender en el Ecuador. Y según Gisela Guada, actual vocera de esta agrupación, “tenemos el dato que existen 1500 unidades vendidas a nivel nacional, entonces aún somos poquitos... porque podemos ser muchísimos más”. Y esto lo dice al contar que por el momento son 60 miembros activos.


Luis Miguel Baduy fue el pionero del club. Junto a sus amigos se dio a la tarea, minuciosa y arriesgada, de “perseguir” en las calles de Quito a las personas que transitaban a bordo de una Navi. El objetivo: “invitarles a ser parte del club”. Y así, poco a poco, creció hasta completar las seis decenas que hoy están integradas en un grupo de WhatsApp por el que organizan toda su actividad lúdica.


“Un 90 por ciento del club son propietarios de Honda Navi pero tomamos la decisión de aceptar gente que tiene otro tipos de motos y con otro cilindraje, son personas que están empezando y con nosotros tienen la opción de adaptarse a rodar por la ciudad y a las salidas largas que también vamos organizando”, señala Guada.


El Club Navi Quito es una agrupación pluralista y un grupo mixto. “De hecho, a partir de febrero, que yo ingresé al club, empezamos a consolidar más la presencia de mujeres que han ido ingresando”, señala la vocera. Y varios de los canales que crearon para promocionar al club son sus páginas oficiales de Facebook e Instagram además del grupo de Whatsapp. “Ahí generalmente comunicamos las actividades que tenemos previstas.

La única condición que tiene el club para sus miembros es tener ganas de rodar”.


Seis personas administran del grupo de Whatsapp y la organización del club porque “decidimos no manejar una directiva y hacer nuestra actividad democrática y participativa, por lo cual designamos encargados para cada actividad. Realizamos un Google Met cada dos o tres meses. Señalamos los lugares a los que las personas quieren ir y también los encargados de cada rodada, son tres por cada una. Ellos planifican la ruta, los tiempos, paradas para fotografías o para hacer alguna actividad”.


Entre los administradores están Esteban Viteri, que fue uno de los primeros en ingresar al grupo; Luis Miguel Baduy, uno de los fundadores; Jesús Padilla, Miguel Velasteguí, que apoya mucho en el apartado de fotoperiodismo del club; y, Gisela Guada, la vocera.


Establecen dos o tres rodadas al mes. La primera es una salida corta, de integración que se realiza los fines de semana. “Nos encontramos en un punto referencial, salimos por ejemplo a Cumbayá o lugares cercanos y nos quedamos en algún lugar comiendo, presentando a las personas nuevas”.


También existe la tradicional salida corta y nocturna por la ciudad. “Tratamos de hacerlo los jueves, pero también puede ser miércoles. Esto es una vez al mes durante cuatro o cinco horas de integración. Y hay una tercera salida larga, de sábado o domingo de ida por vuelta.


Las primeras rodadas del Club Navi Quito fueron salidas nocturnas a la Mitad del Mundo, a Tababela y los alrededores de Quito. “Este año, pese a la pandemia, hemos realizado salidas a Lloa, Papallacta, Mindo, Puéllaro, Puerto Quito, Yunguilla, Machachi, laguna de la Mica; y otros lugares muy representativos.


Y la convocatoria a cada salida es importante. Por ejemplo, en el último viaje a Mindo “estuvimos 27 personas, que es super bueno. Fuimos 19 motos y cuatro carros de abasto”.

Y Gisela Guada también cuenta que uno de los motivos que tiene para no organizar sus salidas todos los jueves es porque dan la posibilidad de que sus miembros hagan “salidas improvisadas”... Es decir “rodadas” que salen sin mucha organización, como lo hicieron para celebrar el sufrido triunfo de Ecuador ante Paraguay.


Uno de los objetivos más próximos del Club Navi Quito es reunir a todos los grupos similares que existen en el país. Guada señala que tienen contacto con los que hay en Loja, Riobamba y Cayambe y que “estamos coordinando para reunirnos en un punto intermedio e integrar una agrupación a nivel nacional”.


La idea de consolidar a los diferentes clubes que hay en el país es seguir los modelos que hay, por ejemplo, en Colombia. Allí se hacen reuniones y se entregan premios a la Navi más personalizada, por ejemplo. “El plan es reunir más gente y llegar a hacer este tipo de eventos específicos con nuestras motos”.


No hay requisitos para pertenecer al club. “Más bien lo que tenemos ahora son beneficios como descuentos y promociones. Por ejemplo, en dos escuelas de motos nos dan precios preferenciales, en restaurantes tenemos cortesías como un vaso de cerveza artesanal gratis; y, rebajas en tiendas y mecánicas”.


“Pero el beneficio principal es que compartimos consejos y experiencias sobre conducción, la indumentaria que se necesita, adaptaciones que se pueden realizar a las Navi para que tenga más potencia”, señala. Y dice que también están elaborando “una base de datos de los miembros del club con datos como el tipo de sangre, alergias que tienen así como sus contactos de emergencia a los que deberíamos llamar en caso de alguna necesidad”.


Los miembros del Club Navi Quito tienen desde 22 años, en el caso de Camila, la más joven, hasta los 50 de Diego Rojas, que fue uno de los primeros en salir con el club. En esa variedad de integrantes también hay quienes participan en otro tipo de motos ya que el club no excluye a nadie que quiera rodar con ellos. Chicas con Royal Enfield y Pulsar 200 están entre sus miembros más nuevos.


El punto de encuentro oficial de la actividad Club Navi Quito, en sus inicios, era la gasolinera Primax de la 6 de Diciembre y Orellana. Actualmente se reúnen en la estación de servicio de la misma marca pero en la 6 de diciembre y Gaspár de Villarroel; y, también en la Puma de Carapungo, cuando son salidas al norte de la ciudad. Todo depende de la ruta.


19 vistas0 comentarios