Dakar, el rally más duro del mundo: Análisis de la victoria de Honda



Destronar a una marca que había ganado 18 veces consecutivas esta competencia no es cosa simple. El “Monster Energy Honda Team” lo consiguió en 2020 y este año repitió la victoria. En este diálogo con Rubén Faria, Jefe de Equipo de los japoneses, conoceremos en detalle todo lo que hicieron para convertirse en la nueva referencia en los desiertos.


En los corrillos del motociclismo mundial aún se comenta y celebra la espectacular actuación del “Monster Energy Honda Team” en la edición 2021 del Rally Dakar, con la victoria final de Kevin Benavides (Argentina) y el segundo lugar de la clasificación de Ricky Brabec (USA), ganador el año pasado... Pero no se puede dejar de mencionar también lo hecho por José Ignacio Cornejo (Chile) y Joan Barreda (España), vencedores de etapa sobre las complicadas arenas del desierto de Arabia Saudita.


En Motociclismo.ec quisimos conocer, más de cerca y de primera mano, los detalles del éxito de la marca japonesa y cómo trabajaron, desde lo más íntimo de su estructura, para convertirse en los nuevos referentes de la carrera más difícil del mundo tras ganar la prueba en el 2020 y 2021, destronando a la austríaca KTM, que había ganado consecutivamente las anteriores 18 ediciones de la carrera.


Con este objetivo, Juan Diego Domínguez, miembro del consejo editorial de nuestra revista electrónica y Gerente de Gama Alta de Honda Ecuador, mantuvo un diálogo con el portugués Rubén Faria, ex piloto y ahora Jefe de Equipo del “Monster Energy Honda Team”.


En esta conversación, Faria desentraña, al detalle y con citas textuales de todos quienes formaron la estructura de Honda, los secretos más profundos sobre la victoria en el pasado Dakar. Y para empezar recuerda las palabras de Taichi Honda, Offroad Race Operations Manager de HRC, desde las mismas dunas del desierto árabe: “Ganar es el resultado de equilibrar tres factores: la moto, el funcionamiento del equipo y el piloto. Estos tres factores tienen que coincidir al mismo tiempo para lograr un objetivo”.


Desde el regreso de Honda al rally Dakar en 2013, el joven ingeniero japonés, que entonces tenía 37 años, se encargó de devolver al fabricante nipón al escalón más alto del podio. Honda, con la NXR, ya se había labrado un nombre en la historia del Dakar tras cuatro victorias consecutivas de 1986 a 1989 con Cyril Neveu (dos veces), Eddie Orioli y Gilles Lalay.


“Para destacar en una carrera tan extrema y hostil como el rally Dakar, se necesita tanto experiencia como conocimientos técnicos, y ninguno de estos dos requisitos se puede comprar, ya que hay que adquirirlos sobre el terreno”, según Faria, estas palabras de Taichi Honda revela una de las estrategias que impuso en la marca japonesa: “Temporada tras temporada recopilamos datos de los diferentes terrenos y de las situaciones de carrera más imprevisibles. Hubo años en los que el rendimiento de los pilotos fue bueno, pero el de la moto o el del equipo no estaba al 100%. En otras ediciones, fue al revés. Finalmente, el año pasado (2020) logramos que el paquete completo de moto, equipo y piloto fuera bueno y ganamos. El objetivo para el Dakar 2021 era repetir el logro, porque ganar una vez está muy bien, pero hacerlo dos veces queda grabado para la historia”.


CRF450 RALLY… ¡La moto!


En un rally de dos semanas con los terrenos y condiciones más exigentes, encontrar el mejor equilibrio entre el rendimiento y la durabilidad de la máquina es crucial. Todos los datos recopilados desde 2013 mientras se corría en Sudamérica conformaron la base para perfeccionar la moto y dar el paso ganador.


Con la celebración del tercer capítulo del Dakar en Arabia Saudita, los equipos y los pilotos descubrieron un nuevo terreno y una filosofía de carrera ligeramente distinta.

Honda ganó con Ricky Brabec en el 2020 y utilizó los datos recopilados para seguir desarrollando la moto. Aquí, el Jefe de Equipo recuerda otra de las declaraciones de Taichi Honda: “Hemos trabajado en la durabilidad teniendo en cuenta los diferentes tipos de terrenos y caminos, pero también el hecho de que la carrera se ha vuelto más exigente en términos de consumo de combustible, por lo que hemos desarrollado aún más el cálculo de caudal de combustible para un uso más eficiente”.


El mantenimiento es un factor clave tanto para el equipo como para los pilotos, que además de ser pilotos hábiles y orientarse bien, tienen que ser buenos mecánicos, capaces de trabajar en las motos durante las etapas. Por ello, a lo largo de los años, la CRF450 RALLY se ha simplificado para facilitar su mantenimiento. “Cuando nos unimos al rally en 2013 no lo sabíamos, así que desarrollamos en exceso la moto”, fue una de las confesiones de Taicho Honda.


Pero temporada tras temporada y gracias a la experiencia adquirida, la máquina se volvió mucho más fácil de mantener. Atrás quedaron las extenuantes jornadas nocturnas en Sudamérica cuando se trabajaba en la moto hasta la medianoche.


Una visión clara, una estructura eficiente, una estrategia sólida y compartida; estos fueron los tres pilares que hicieron mejorar a Honda: no solo ganaron una vez con Ricky Brabec en 2020, sino que repitieron el éxito con Kevin Benavides en el 2021.

Todos los miembros del equipo sabían lo que tenían que hacer, con un programa claro y una agenda planificada de antemano.


La llegada de nuevos miembros al equipo como Ruben Faria, que se incorporó como director del equipo en 2020, y la reorganización del equipo con Hélder Rodrigues como estratega de carrera, Johnny Campbell como asesor de pilotos y estratega, y una estructura clara en la que cada piloto tenía su mecánico y asistente propios, aportaron tranquilidad y comodidad en una carrera que presenta las condiciones más imprevisibles, extremas y duras para los vehículos, el cuerpo y la mente de los deportistas.

9 vistas0 comentarios