Daniela Alemán: "La maternidad me dio más fuerza"

Es cuencana, tiene 29 años y es el referente del motociclismo femenino en el país. Dice que le gustaría que hubiera más chicas en las carreras y que le encanta correr cuando hay mucha competitividad en la pista. Solo por su hijo pensaría en dejar el motocross… pero cuando él empiece a correr.


Motos, autos a control remoto, patinetas. Esos eran los juguetes de Daniela Alemán en su infancia. Nunca le gustaron las muñecas ni los maquillajes. Y eso explica el por qué, ahora, a sus 29 años, puede lucir con orgullo los títulos de campeona nacional de motocross en los años 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018 y 2020.


Ocho coronas que la han constituido en la referencia femenina de este deporte. Y en su provincia, Azuay, las cifras son similares… solo habría que restarle una, la del 2017 ó 2018, no lo recuerda con claridad, en la que un viaje a los Estados Unidos le impidió participar en una carrera y esos puntos perdidos le quitaron la opción de ganar el provincial de ese año.


En la lista queda también un pequeño “hueco” en la temporada 2019. Año en el que empezó el mejor y más complejo campeonato de su vida: la maternidad. Ahora dice que su “Juanfer”, de apenas un año y dos meses, sería el único motivo por el que pensaría en dejar de competir.


Daniela recuerda que su primera moto fue una Yamaha 125. Tenía 11 años cuando su padre, Fernando Alemán, de los motociclistas de siempre y también dueño de algunos títulos de campeón, se animó a comprársela. “Al principio sí me daba un poco de miedo, pero después me encantó”.


¿Fue difícil convencer a Fernando para que le comprara la moto? Sin dudarlo, ella dice que “realmente él fue el de la idea. Me llevó a Yamaha y me dijo: ¿te gusta esta moto?”. Y así empezó todo. Poco tiempo después ya estaba en la pista con su primer entrenador: Felipe Merchán. Y a los 14 años empezó a competir. “Había pocas mujeres en el motocross de esa época, me tocaba correr en la categoría 65 cc y contra hombres”.


¿Qué recuerdas de esos primeros pasos en las carreras?

La verdad a mi nunca me importó, pero sí tuve algunos problemas porque a los papás de los niños contra los que competía no les gustaba que yo les gane a los hijos. Ellos se molestaban con sus hijos. Les decían: ”si ves… te vamos a meter en Las Catalinas, te gana la Dani”. No les gustaba para nada.