El Baja Pedernales no es para todos

Actualizado: 24 de dic de 2020


“Positivo… pero con muchas cosas que debemos cambiar y mejorar”, ese es el balance que hace Juan Carlos Puga, organizador del Baja Pedernales Enduro Rally, sobre la quinta edición de la carrera, que se desarrolló entre el 11 y 12 de diciembre pasados en la provincia de Manabí.


Los números confirman esa afirmación. Es que los 627 pilotos inscritos son un récord en el historial de la carrera ya que la lista de participantes se había cerrado en los años pasados con 170, 360 y 450.


Sin embargo, las cifras también justifican de alguna manera la polémica generada este año por el alto porcentajes de abandonos en todas las categorías. Puga señala que solo 200 pilotos pudieron completar oficialmente la prueba de acuerdo a los tiempos determinados en el reglamento. Y dice que otra cifra similar pudo llegar a la meta, pero ya fuera de competencia; mientras que más 100 pilotos y sus respectivas máquinas se quedaron en el camino “atrapados” por las durísimas condiciones del terreno.


“El éxito del Baja Pedernales es porque no favorece absolutamente a nadie en los tiempos. Eso lo saben muy bien los pilotos y por eso es la enorme cantidad de participantes en este año”, confiesa el organizador.


Sin embargo, en esta ocasión entró en juego un factor externo a cualquier organización: el clima. Después de varios días en que las condiciones meteorológicas fueron las ideales para una carrera de este tipo, una fuerte lluvia cayó en la zona durante toda la noche anterior a la quinta edición del Baja Pedernales Enduro Rally. Y también en varios momentos cuando ya se estaba realizando la competencia.


Puga reconoce que el segundo prime, realizado por “caminos de una montaña casi virgen, estuvo durísimo y dificultó el trabajo de una gran cantidad de participantes”. Pero también es enfático en señalar que “la gente debe entender que, como organizadores, no podemos controlar las condiciones climáticas; y, que esto puede determinar radicalmente la situación de una carrera”.


Pero los reclamos y quejas de varios de los más de 100 participantes que no pudieron llegar a la meta y que, en algunos casos, tuvieron que dormir en la montaña, no se hicieron esperar, sobre todo en las redes sociales.


“Es imposible para cualquier organización rescatar máquinas quedadas en 200 kilómetros de ruta. No podemos hacernos cargo del salvataje de todos los quedados. Es una tarea imposible en las condiciones en las que se desarrolla la carrera”, indica Puga.


A pesar de las críticas, la organización prefiere quedarse con el otro lado de la moneda. El mayoritario apoyo de los “pilotos que si entienden lo que es un enduro de esta magnitud”.


“Me queda claro lo que se viene para el Baja Pedernales 2021. La carrera tiene que dar un giro total. No es una carrera para todos y no podemos seguir haciéndola tan abierta para cualquier piloto”, señala enfáticamente.


La decisión está tomada. Y Puga anuncia que “vamos a profesionalizar la carrera y esto implica hacer muchos cambios radicales en la organización. Entre ellos eliminar categorías que no pueden estar en una prueba de este nivel, que dan muchos problemas, algunas por el tipo de máquina y otras por el tipo de gente”.


Lo que si anticipó es que la categoría AX 100 seguirá en la carrera. “Le tenemos mucho cariño porque es la base del motociclismo en Manabí. Vamos a hacer un recorrido más corto y con menos dificultad para ella”.


Finalmente, el organizador señaló que “siempre hemos sabido fortalecernos en momentos difíciles, como familia y como empresarios. Y esta vez no va a ser diferente. Vamos a mejorar considerablemente en la edición del 2021 y seguiremos adelante con el Baja Pedernales Enduro Rally”.




1,080 vistas0 comentarios