El "Cachorro" Dávalos vuelve al campeonato nacional de MX

Una situación familiar, ligada íntimamente con el motocross, motivó su prematuro retiro de las competencias oficiales en el Ecuador. Ahora, graduado en gastronomía y siendo un profesional en esta área, vuelva a las pistas con el objetivo de recuperar, poco a poco, su nivel competitivo.


Han pasado casi tres años y medio desde que Juan Bernardo Dávalos está alejado de las competencias oficiales de motocross. Ahora, a sus 24 años, siendo un chef profesional y totalmente establecido en esta ocupación, el “Cachorro”, apodo heredado de su padre Juan, anuncia su regreso oficial al Campeonato Nacional de Motocross 2021.


Guayaquil, en la tercera fecha del certamen, será la ciudad que testifique la vuelta a las pistas de quien fuera, en su momento, uno de los mejores pilotos ecuatorianos. Motociclismo.ec conversó con Juan Bernardo y nosotros les contamos en detalle el por qué de su retiro, a qué se dedicó estos años y los motivos para volver a la competición.


Juan, su madre María del Carmen y José Antonio

¿Por qué fue el retiro del motocross?

Fue por un accidente que tuvo mi hermano José Antonio. Tuvo una operación que se le complicó en el quirófano. Y fue por la moto…


¿Cuéntanos qué pasó?

El tuvo una rotura de tibia y peroné. Era una lesión común en el motocross y entró a quirófano para operarse, ponerse clavos y esas cosas. El médico dijo que en uno o dos meses ya iba a poder hacer algo de deporte.

Pero la cuestión fue que no se dieron cuenta los médicos, el rato que él entró a quirófano sufrió una embolia cerebral.


¿Y qué tan grave fue?

Estuvo en coma una semana, con pronósticos super negativos. No reaccionaba. Ya se nos acababan las oportunidades. Fue muy complicado pero la fe en Dios nos ayudó para que tuviera una buena recuperación. Tanto que ni los médicos saben cómo se dio, y, sobre todo, no quedó con ninguna secuela.


¿Cómo afectó esta situación a una familia cien por ciento motociclística?

Esto nos complicó todo en la casa. Mi mamá ya no quería que corramos y por esa razón decidimos retirarnos del motocross aunque igual seguimos sintiendo la misma pasión por este deporte… Es que esto no hay como dejar.


¿Cuándo volviste a tener moto?

Al año de este problema me compré una moto y empecé a entrenar pero sin nada de competencias. Y justo hace dos meses mi hermano también se compró una moto y, Dios mediante, él estaría compitiendo a finales de este año y yo la próxima semana en la tercera válida del Campeonato Nacional.


¿En estos años lejos de las carreras a qué te dedicaste?

Comencé a estudiar gastronomía. Hice unos años acá en Ecuador y fui a terminar en Madrid. Soy chef.


¿En todo este tiempo cómo manejaste el deseo de volver a las pistas a correr?

Chuta. Bien complicado. Súper complejo porque hay veces en las que toca ver un poco más allá de las motos y más que nada resignarse. Mi hermano tuvo un accidente feo. El retiro fue más por mi mamá, porque a mi papá le gustan las motos más que a mi y a mi hermano. Fueron unos años medio complicados porque uno extraña a los amigos, ir a las competencias, a los entrenamientos.


¿Qué cambió para que empieces a correr, para que tu hermano se haya comprado moto y, sobre todo, para conseguir la aprobación de tu mamá?

Fueron unos meses duros para convencerle. Uno de los motivos fue que nos dimos cuenta que se pasa la vida, que si no se hace lo que uno quiere pasa la vida y después ya no hay como retomar lo que te gusta.

Y accidentes pueden pasarle a uno saliendo de la casa. Obviamente el motocross es más complicado pero es parte de… Y ya tomamos la decisión de volver y con el apoyo al cien por ciento de mi mamá y de mi papá.


¿En este tiempo de retiro… que opinaba tu papá? Considerando su afición y todo lo que él representa en el motociclismo ecuatoriano.

Al principio él estaba asustado. Prácticamente vendimos todo lo que tenía que ver con las motos. Pero al año ya estaba arrepentido. Pero él igual tiene su moto, una 790 y andaba en ella, medio compensando. Pero no es lo mismo… ahora está super contento.


Más allá del motociclismo… ¿Qué significa la gastronomía en tu vida?

Siempre, como todo motociclista, el sueño de uno fue ser piloto profesional. Lo intentamos pero en otros países es muy fuerte porque nosotros vamos de una edad más avanzada para intentar ser profesionales. No como los gringos que desde chiquitos están viviendo para el objetivo de llegar. Nos dimos cuenta que es otro mundo… Al regresar, como siempre en mis planes estuvo estudiar algo y siempre me gustó la cocina, estudié gastronomía. Y soy el único que cocina en mi casa.


¿Cómo te diste cuenta que te gustaba?

El año que estuve entrenando en el MTF de Millsaps descubrí que me gustaba la cocina y al volver hice un poco de prácticas en Dos Chorreras, donde un tío, y me gustó mucho. Así comencé y ahora vivo de esto. Ya estoy graduado.


¿Cómo es ahora tu vida en la gastronomía?

Tengo dos locales de comida rápida. El uno queda en la gasolinera de mi papá, que es de almuerzos, comida de carretera y se llama Restaurante Rancho Alegre. Tenemos otro de chanchos a la barbosa, pollos asados al carbón, cuyes. Es de comida típica y se llama Típico Rancho Alegre.


Volvamos a las motos… ¿Entonces es inminente tu regreso a las pistas?

Si, si, si… No hemos hecho una pretemporada muy buena pero por algo se comienza. Hemos estado haciendo unos buenos entrenamientos, la anterior semana fuimos a Guayaquil con Niky Merchan.

La verdad que es difícil volver a los años pero el gusto está intacto y si quiero competir y ver si termino todo este año corriendo ya que no pude hacerlo desde el inicio por cuestiones del trabajo.


¿En qué categoría vas?

En la MX2 A. Es la categoría más complicada ahora. Todos están andando súper duro.


El año pasado hablaste con Honda… ¿Qué pasó?

Estuvimos casi cerrando el contrato con Honda, pero temas de trabajo me privaron totalmente de la posibilidad de firmar con el equipo. Necesitaba cumplir muchas competencias, todos los nacionales y provinciales, pero yo estaba con el restaurante nuevo y me complique. La verdad di prioridad al trabajo. No se llegó a nada por este tema aunque la gente de Honda se portó muy bien conmigo.


Regresas a la categoría MX2 A… ¿Cuál es tu opinión de ella?

Es súper fuerte. Hay pilotos nuevos y otros experimentados como Nicky Merchán, Mauricio Gavilánez, Otto Swoboda, entre muchos más. Y los que suben desde la 85 cc como Piluko Suárez, Andrés Feican, que fueron top en las divisiones menores y que han hecho un muy buen trabajo.

Es una categoría en la que están los ocho o nueve primeros pilotos pegados, en el mismo segundo. Es una categoría fuerte, super demandante. Pero mi meta es entrar entre los cinco primeros, irme acomodando. Las primeras carreras serán complicadas, pero esto es a largo plazo.


¿Y la idea es mantenerse ya en actividad constante?

Sí. Seguiremos compitiendo el resto de válidas que quedan del nacional. Y ver que se puede hacer el próximo año... un poco más profesional. Espero también correr el provincial de Azuay.

Este año no quise involucrarme con ningún equipo por que por mi trabajo es un poco incierto que pueda estar en todas las carreras.


¿Con qué posición te quedarías contento en esta primera carrera?

Si termino entre en los cinco primeros me quedo contento. Siempre uno va con la mentalidad de ganar pero también hay que ser realista. Estuve mucho tiempo fuera de las pistas y hay gente que no ha parado, pilotos que están día, tarde y noche buscando el objetivo, entrenado duro y fuerte para tener buenos resultados.


¿En qué porcentaje de tu nivel sientes que estás en este momento?

Yo creo que un 60 por ciento. Falta bastante pero estamos cómodos, más que nada disfrutando, que es la idea. A veces el puesto es secundario.

521 vistas0 comentarios