AYUDA SOCIAL Y PASEOS… LA BASE DEL GUAYAQUIL RIDERS MC



Es el club más antiguo de Guayaquil y no se circunscribe a un solo tipo o marca de moto. Todas son aceptadas con la única condición de que sean de un cilindraje mayor a 500 cc. Su historia empezó en 1993 pero como club organizado están desde 1995.

La historia comenzó en 1993. En ese entonces, en Guayaquil no había agrupaciones de motociclistas y mucho menos clubes organizados. Pero sí había gente que ya pensaba que la moto era mucho más que un simple medio de transporte, que la imaginaba como un símbolo de libertad y el vínculo más fuerte entre un grupo de hombres con objetivos comunes.

Dos de esas personas eran Charly Sarrazino (+) y Marcos Noriega. Ellos se conocieron en las calles, rodando en solitario, y pronto entendieron que tenían un objetivo común: unir a más motociclistas en una agrupación que les permitiera disfrutar en conjunto de su afición por las dos ruedas. Poco después se le unió Gustavo Santana y juntos se dieron a la tarea de “reclutar” más aficionados a las motos.

Poco a poco llegaron a ser 14 y allí surgió la idea de formar el Guayaquil Riders MC. Noriega, que en ese momento tenía 23 años y ahora es el actual presidente del club, recuerda que “no teníamos distintivos, no había camisetas ni chalecos ni nada de eso. Solo el gusto por rodar juntos”. Pero lo que sí había era la semilla de lo que se conoce como la “cultura biker” y ellos la plantaron en tierra fértil.

Pero la germinación de esa semilla tuvo un pequeño traspié con una propuesta que llegó de otra persona. “Nos dijo, qué les parece si yo pongo el local, la infraestructura y ustedes se alinean en un nuevo grupo”, recuerda Noriega. “Entonces los primeros integrantes del Guayaquil Riders MC fuimos a parar en Global Riders”, confiesa.



Pero la unión no fructificó. Desacuerdos en la conformación de la directiva de este nuevo grupo, donde no se tomó en cuenta a nadie de los que originalmente se juntaron, hicieron que “decidamos regresar a nuestra agrupación original”.

Es así como, dos años después de su unión original, se formalizó la creación del Guayaquil Riders MC. Es por esto que en el centro de su logotipo aparece la leyenda: “Since 1995”.

Noriega recuerda que “nos reuníamos en el Santa Fe Bar, que quedaba en la Víctor Emilio Estrada. Esa era nuestra trinchera donde nos reuníamos religiosamente, desde las 18:00, todos los días de la semana”.



Con los años la agrupación creció y ahora son 124 los miembros oficiales del Guayaquil Riders MC. Esto les ha permitido organizarse más formalmente para recibir a todo tipo de motociclistas porque “el club no hace distinción de modelos de motos, de situación social ni del apellido del socio ni de cuantos ceros tengan sus cuentas”.

Pero sí hay un requisito que no es negociable: “las motos debe ser de más de 500 cc”, sentencia Noriega. Existen motos que van desde las tradicionales Suzuki 500, pasando por las llamativas Harley Davidson y las populares doble propósito de toda marca, hasta una impresionante Triumph Rocket III de casi 2500 cc.

“Japonesas, italianas, americanas, inglesas… el club nació multimarca. No tenemos un patrón de un solo tipo o marca de moto, como se podría creer”, señala su actual presidente, al tiempo que cuenta con orgullo que el Guayaquil Riders MC tiene, desde algunos años, una funcional sede social, ubicada en la zona del Mall del Sol.

“Es una sede muy agradable. Tenemos mesa de billar, ping pong, futbolín, dardos, juegos electrónicos y ahora estamos trayendo un simulador de moto para que lo disfruten todos nuestros socios”, confiesa Noriega. Y en sus parqueaderos, para cuando hay reuniones ampliadas, caben sin problema 50 motos”.


El principal valor que promueve el Guayaquil Riders MC entre sus socios es “la lealtad de la hermandad” para mantenerse unidos y fuertes. Marcos Noriega señala que “todos acudimos en ayuda de nuestros miembros, en una necesidad o desgracia todos estamos presentes, siempre nos cuidamos y apoyamos. No es una hermandad de nombre o de fachada sino de hechos y acciones”.

Y para que funcione correctamente, como todo club organizado, este tiene una directiva perfectamente establecida con la siguiente estructura:


Presidente: Marcos Noriega

Vicepresidente: Antonio Haz Villagrán

Secretario: Felipe Tamayo

Tesorero: Xavier Ortega

Presidente Tribunal Disciplinario: Juan Pablo Haz

Vocales Tribunal Disciplinario: Alfonso Baste y Jorge Barona

Sargento de Armas: Klever Egas

Capitán de Ruta: Rodrigo Peralta

Teniente de Ruta: Raúl Albán

El Tribunal Disciplinario, de acuerdo a los estatutos, participa para imponer respeto entre los socios . No se trata de sancionar por sancionar. Se estudian las circunstancias de cada caso. Y, dependiendo de la falta, se sanciona. Aunque, según palabras de Noriega, solo se han tenido que sancionar cosas menores. “Los socios deben entender que el respeto es primordial”.

Lo que sí no se perdona y se sanciona, inclusive sin escuchar pruebas de descargo, son las agresiones verbales o físicas. Desde un año de suspensión hasta expulsión definitiva del club son los castigos.

LOS MIEMBROS DEL CLUB

¿Qué debe hacer alguien que desea pertenecer al Guayaquil Riders MC? El primer requisito es… ¡la moto de 500 cc mínimo! Luego debe mostrar su deseo de participar en el club a través de una solicitud que debe venir acompañada por la firma de dos padrinos, socios activos del club, “full patch” osea miembros completos. Un prospecto no puede presentar a otro prospecto.

Desde la entrega de la solicitud transcurre un tiempo de 30 días para que el directorio y posteriormente todo el club someta a escrutinio esa solicitud. “Si la aprobación pasó se convierte en un prospecto y debe permanecer en ese status seis meses. De ahí, en una ceremonia se le entregan los parches, pero se retiene uno que se le otorga cuando cumpla un año de ser miembro; y, recién ese momento es considerado un socio full patch”.



AYUDA SOCIAL, PASEOS Y CONCENTRACIONES NACIONALES

“Desde hace más de 20 años estamos encaminados a hacer labor social para niños con discapacidad física o mental. Apoyamos mucho a los niños de FASINARM y a la Unidad de Quemados del Hospital Teodoro Maldonado Carbo”, señala Noriega. Y dice que han extendido su nivel de ayuda toda la provincia.

Además, cada mes de diciembre hacen homenajes navideños en lugares con bajos recursos económicos.

Claro que la actividad para sus socios es fundamental. “Los jueves salimos a rodar por la ciudad, religiosamente, mientras no llueva. Ahí se programa los rides para los fines de semana, sábado o domingo… Salvo que haya un evento programado con anticipación por nuestro capitán de ruta, que diseña actividades para seis meses, al menos una al mes, donde el grupo de ruta nos lleva a un paseo”.

Este viernes, 22 de enero, por ejemplo, tienen su paseo mensual por la Ruta del Sol hasta Montañita. Y no solo es para los socios del club sino que esta abierto para sus amigos y familiares que deseen unirse.

Los destinos varían constantemente y no solo se circunscriben a la Costa ecuatoriana. Cuenca es una de las ciudades que más visitan “por la distancia y porque allí tenemos grandes amigos desde hace muchos años”. Loja y Quito también son ciudades a las que solemos viajar”.

Pero el evento más importante que tiene la firma del Guayaquil Riders MC, es el “Bikers Weekend”. “Ya son 10 ediciones organizadas. Lamentablemente, por la pandemia, no lo hicimos en el 2020. Lo tenemos proyectado para este año, dependiendo cómo vayan las cosas con las restricciones por el coronavirus”, señala.

Esta es una concentración masiva de motos de alto cilindraje. ”Hemos llegado a tener hasta 500 motos que vienen de todas partes del Ecuador y hasta del extranjero. Es un evento con modelos, concursos, premios y camaradería. La gente no duda en venir al Bikers Weekend”, dice. Y recuerda que se lo ha hecho en Salinas, Montañita, Playas, Punta Carnero, entre otro lugares… pero siempre en la Costa.



110 vistas1 comentario