GUAYASAMÍN ESCALÓ HASTA EL PUESTO 18 EN LA OCTAVA ETAPA

En una jornada positiva, el equipo ecuatoriano/argentino tuvo que ayudar a un motociclista francés accidentado en el kilómetro 178 de la jornada. Un momento duro pero que destacó aún más la participación de Sebastián Guayasamín en la primera mitad de la Etapa Maratón del Dakar 2021.


La séptima etapa del Dakar 2021, realizada ayer domingo 10 de enero, entre las localidades de Hail y Sakaka, y que fue el punto de partida de la Etapa Maratón, en la que los participantes no pueden tener asistencia mecánica por parte de sus equipos, fue positiva para el equipo ecuatoriano/argentino formado por Sebastián Guayasamín y su copiloto Ricardo Adrián Torlaschi (Xtremeplus Polaris Factory Team).

La dupla sudamericana cubrió un total de 737 kilómetros en un tiempo de 6 horas, 18 minutos y 55 segundos en un recorrido en el que pudo superar a una gran cantidad de rivales. Al terminar la jornada, este registro, que fue 1 hora, 3 minutos y 21 segundos más alto que el del ganador del día, el chileno Francisco “Chaleco” López, ubicó a Guayasamín en el décimo octavo lugar de una clasificación que mantiene aún a 39 tripulaciones en competencia en la categoría SSV.


Pese a su buen resultado, la tripulación Guayasamín/Torlaschi no se libró de los problemas técnicos en su vehículo. El piloto ecuatoriano contó, a su llegada a la meta del día, que “fue una etapa durísima, queríamos cuidar el auto y las llantas, pese a ello dañamos dos bandas, pero por fin llegamos a esta primera mitad de la Etapa Maratón, mañana vamos a ganar más posiciones”.

Sin embargo, también recordó que “vivimos un cuadro terrible al ayudar al motociclista francés Pierre Cherpin que sufrió una caída fuerte al kilometro 178 de la carrera. Estaba mal lo subimos al helicóptero con la asistencia de carrera. Nosotros vamos bien ya con el auto en otras condiciones y disfrutando lo que mas nos gusta”.

Hoy, en la segunda parte de la Etapa Maratón, se cumplirá octava etapa del Dakar 2021 entre Sakaka y Neom, con una especial de velocidad de 375 km a orillas del Mar Rojo, una jornada en la que las tripulaciones deberán enfrentarse a zonas de piedra y arena muy complicadas, pero sin duda una de las más bonitas de la carrera.

Para Ricardo Torlaschi, copiloto del equipo, lo mejor esta por venir. Con una larga experiencia en competencias a nivel mundial, el argentino sabe que tendrán su recompensa al final: “Esto es así, hay momentos que la pasamos mal, los problemas mecánicos al inicio complicaron nuestra participación, pero aquí estamos listos para terminar un Dakar más”.


5 vistas0 comentarios