Husqvarna apostó por la baja cilindrada

“No es nuestro mejor año, pero no ha sido un mal año”... Así resume Sebastián Miranda, gerente de Pro Racing, distribuidor oficial en Ecuador, la situación actual de la marca en nuestro mercado. Los modelos Svartpilen y Vitpilen, fortalecieron el portafolio de motos y son un éxito comercial.


Ha pasado más de un año desde que el mundo cambió a causa del Covid-19… y ha sido, sin duda, un tiempo muy difícil para todos. “Hemos tenido que asimilar nuestra nueva realidad, pero afortunadamente el motociclismo no ha sufrido tanto como creíamos inicialmente”, señala Sebastián Miranda, gerente de Pro Racing, distribuidor en Ecuador de la marca sueca Husqvarna.


¿Porqué se dio esta situación? “Primero por necesidad. Debido a los problemas de movilidad que tenemos por las restricciones ocasionadas a causa de la pandemia, la línea Husqvarna de modelos urbanos de bajo cilindraje ha sido un éxito”, señala al referirse a las nuevas Svartpilen, línea a la que también se unieron, más adelante, la mayor de la familia, la 401, y las afamadas Vitpilen 701.


Es que nuevos motociclistas, gente que por necesidad de una movilidad más segura por las restricciones y quienes necesitan un segundo o tercer vehículo en casa “son las que buscan este tipo de motos”. Y la situación actual del país “ayuda” mucho en este tema.


Aún no ha pasado un año desde que los modelos Svartpilen, 200 y 250 cc, están circulando en el Ecuador. “Y han tenido un efecto súper positivo en la aceptación del mercado, la demanda del público ha sido muy buena. La introducción de los modelos ha sido espectacular”.