LA COLECCIÓN MÁS GRANDE DE YAMAHA EN ECUADOR

Más de 50 modelos de la marca japonesa se exhiben en esta sala que está ubicada en la segunda planta del Yamaha Business Center, en Cuenca. Motos clásicas de trial, motocross, touring… para todos los gustos de los amantes de la moto.


Cuenca, cuna de poetas, sabios y artistas, es conocida mundialmente como la “Atenas del Ecuador”. Es, por tanto, una ciudad cultural por excelencia, llena de museos como el de la Catedral Vieja, de las Culturas Aborígenes, del Sombrero de Paja Toquilla, el de Pumapungo, entre muchos otros. Pero la capital azuaya, cuna también de grandes motociclistas, es también conocida como la “capital del motociclismo ecuatoriano” y por ello no podía dejar de tener un museo dedicado exclusivamente a las motos.


Es el caso del Museo Yamaha, una iniciativa de Carlos Joaquín Álvarez Eljuri, ejecutivo local que actualmente representa a la marca japonesa en nuestro país. Ubicada en el segundo piso del Yamaha Business Center, en las calles Gil Ramírez Dávalos y Armenillas, esta muestra reúne a los más emblemáticos modelos que han llegado al Ecuador.


Inaugurado a mediados del 2014, este lugar recibe diariamente a muchos aficionados de las motos. “Con gran esfuerzo y pasión hemos construido un Museo Yamaha, con motos que las llevo en el corazón. Toda la vida hemos trabajado con Yamaha y aquí la gente puede ver y conocer la historia de la marca desde los años 60”, decía Álvarez Eljuri la noche de su inauguración, evento al que asistieron varios personeros japoneses de la casa de Iwata.


Actualmente, el museo cuenta con cerca de 50 modelos antiguos y, según Rafael Ugalde, gerente de mercadeo de la marca, “hay otros 10 que se están restaurando para ser exhibidos próximamente. “La familia Eljuri siempre ha tenido mucho afecto y afición por las motos, especialmente por Yamaha, y de ahí nació la idea… para que una colección privada se abra al público”, señala.



Desde las pequeñas motonetas, pasando por los históricos modelos de trial y cross, hasta verdaderas “naves” touring están exhibidas en este lugar. Una interesante variedad que permite conocer parte de la gran gama de motos salidas de Yamaha, como por ejemplo la histórica YZ 125, de 1974, conocida como la primera moto exclusiva de cross que construyó la marca.


Pero también se puede conocer a su antecesora, la Yamaha DT 1 de 1968, una motocicleta de enduro que cambió la industria al convertirse en la primera moto deportiva dual, desarrollada por un fabricante japonés.


Ugalde señala también que parte de la colección la integran algunos modelos de la TY 175 y 250 cc, “modelos clásicos de trial con que muchos de nuestros abuelos y papás abrieron las rutas del enduro en Cuenca y el Ecuador, desde los años 70”.


La lista de las históricas motos de Yamaha es grande. Y una de las más llamativas es la Daytona Special 400, una “bestia” de 2 Tiempos que en 1982 seducía a los ecuatorianos por su diseño moderno y su performance de casi imbatibilidad ante máquinas de cilindrada notablemente mayor.


Otra de las joyas del Museo Yamaha en Cuenca es una XS 750 de 1976; un verdadero clásico de la industria de la moto a nivel mundial… una moto de tres cilindros que se fabricó desde ese año hasta 1981 por lo que no fueron muchas las que salieron al mercado mundial… y menos aún las que sobrevivieron.


Una de las motos de época más lindas que llegó al país y que aún deslumbra en las instalaciones de este museo es la Yamaha YDS 3. Fabricada en 1963, esta moto siempre perteneció a la familia Eljuri y tiene 8000 km originales. Es una máquina de 2 Tiempos y dos cilindros conocida como cohete por las altas velocidades que imprimía para la época.


Entre tantas joyas de la historia de la motocicleta es difícil brillar, pero la Yamaha XVZ Venture 1200 lo hace sin problemas. Nacida en los 80 para plantar cara a Honda y su Goldwing, este modelo se convirtió en uno de los íconos de la categoría Gran Turismo, motocicletas grandes, lujosas, muy equipadas y listas para viajar cómodamente.


En la lista de motos del Museo Yamaha hay muchas más. Pero no vamos a contarte más porque queremos que las conozcas personalmente… si eres de Cuenca no habrá mejor plan que ir un día, en el horario normal de atención, para que te deleites con la historia de esta tradicional marca japonesa. Y si vives en cualquier otra parte del país, esta será una visita obligada en tu próximo viaje a la capital azuaya… la capital del motociclismo ecuatoriano.


Míralo en las imágenes a continuación:



651 vistas1 comentario