METEOR 350, una "cruiser" moderna con estilo retro

Es la primera moto de una nueva saga de la marca. Estas 350 llegan para sustituir, de alguna manera, a las anteriores Royal Enfield 500 Classic… Y, de paso, le dan un aire más actual y desenfadado a un modelo que está destinado a convertirse en un verdadero ícono del motociclismo clásico.


Lo primero que hay que decir es que la Meteor 350 de Royal Enfield es más bonita en persona que en fotos o videos. Con pocos meses en el mercado internacional, esta motocicleta se ofrece como la solución idónea para recorrer calles y carreteras con estilo y sin necesidad de gastar una fuerte cantidad de dinero.

Esta versátil y atractiva “cruiser urbana” es justo lo que se ve… una moto sencilla, sin alardes, con muchísimo estilo clásico y un andar confortable perfecto para los que quieran un modelo bonito para el uso diario o para rutear a ritmo tranquilo.


Galardonada recientemente en los premios IMOTY (Indian Motorcycle Of

The Year) como “La moto del año” en India, ya está disponible para su venta en todos los concesionarios Royal Enfield de Ecuador; y, fue justamente el representante de la marca en el país quien nos permitió disfrutar de una prueba de manejo de esta moto.


La Meteor 350 hereda su nombre y está inspirada en una de las motocicletas más icónicas de cuando la marca era cien por ciento inglesa… la otrora popular Meteor Minor, de la década de los 50, una bicilíndrica de 500 cc que ya por aquel entonces proclamaba su facilidad de uso.


El actual modelo, una moto totalmente nueva y construida desde cero, está disponible en tres versiones: Fireball, en colores rojo y amarillo; Stellar, en negro mate, rojo y azul; y, Supernova, solamente en café… Las diferencias se basan exclusivamente en accesorios como el espaldar para copiloto, cúpula delantera, cromados y un asiento premium.


Una Stellar azul fue la moto que probamos. La retiramos del concesionario de Quito y lo primero que destaca es, por supuesto, su apariencia y tamaño. Es más grande de lo que uno se imagina, un poco más voluminosa que la Classic 350 por la forma de gota de agua de su tanque de gasolina, fabricado en chapa y coronado por un tapón de combustible con tapa y llave.


Además, su claro estilo “cruiser” que se identifica por la posición de su asiento y del manillar, empieza con una parte delantera presidida por un inconfundible faro redondo. Un poco más atrás se nota y se siente el amplio asiento en dos piezas, con asas para el pasajero, sobre un voluminoso guardabarros rematado por una luz piloto LED circular… Es mucho más cómoda para realizar recorridos largos, algo que comprobamos en los 81 kilómetros rodados por las calles de la capital, la Av. Interoceánica, la Ruta Viva y la E 35.


Equipada con aros de aleación y llantas sellomatic, 100/90 - 19 en la parte delantera y 140/70 - 17 en la trasera, la Meteor 350 brinda una gran suavidad de marcha y comodidad para piloto y pasajero… Es, definitivamente, una moto para disfrutar sentado en una posición que se puede mantener sin problema durante horas, incluso cuando se trata de tomar muchas curvas en seguidilla.


Algo que se agradece también a que la marca es propietaria de los especialistas en chasis Harris Performance (con experiencia en el mundial de motociclismo), quienes desarrollaron sus bastidores. El nuevo chasis es más duro, firme y resistente, y fue diseñado para una perfecta estabilidad en línea recta y curvas; además, otorga una muy buena maniobrabilidad, sin afectar a la comodidad.

Al ponerla en marcha se nota una particularidad. Esta Meteor 350 es una de las pocas motos del mercado actual que recurren a una solución tan retro como la configuración punta-tacón para el pedal del cambio. Para bajar marchas se pisa la punta delantera y para subirlas se usa el talón. Se puede hacerlo también levantando la punta desde adelante pero la posición no es la mejor.


Pero antes de ponerla en marcha y ya sentados en ella hay que decir que es una moto compacta pero sin llegar a ser pequeña con una distancia entre ejes de 1.400 mm y un asiento situado a sólo 765 mm que permite llegar de sobra con los pies al suelo, brindando una gran sensación de seguridad.


El cuadro de mandos tiene una interesante combinación. Destaca una gran esfera en la izquierda con un cuentakilómetros análogo con gráficas muy clásicas y que en su interior encierra una pequeña pantalla digital monocromática que tiene, entre otras cosas, indicador de marcha, reloj y nivel de combustible. A la derecha está una segunda esfera mucho más pequeña con una pantalla donde, bajando la aplicación de Royal Enfield podremos visualizar las indicaciones de navegación del Tripper Navigator, en modo turn-by-turn de manera esquemática: una flecha con la indicación y la distancia que nos queda hasta el punto. Podríamos decir que, más que un GPS, es una especie de “road book” digital.


Ahora sí, ¡¡¡a rodar!!! La Meteor 350 deja ver rápidamente su carácter. Su motor monocilíndrico y refrigerado por aire/aceite, es absolutamente nuevo y construido desde cero, no vibra y eso se siente apenas se prende. Con una potencia de 20,2 caballos y un torque de 27 Nm a 4000 rpm se desenvuelve muy bien en bajas, perfecto para la ciudad y sus aceleraciones en el tráfico. Además, con su sistema de inyección electrónica, permite disfrutar de las carreteras sin prisa y con un buen confort de marcha.


Su campo de acción es principalmente urbano, pero eso no quiere decir que sea una moto exclusivamente de ciudad. Para nada. Y lo comprobamos en varias de las autopistas en las afueras de Quito, por Cumbayá y Tumbaco.

Recordamos las palabras de Mauricio Salazar, ejecutivo de Royal Enfield para América Latina: “Si usted quiere la Meteor 350 para correr… esta no es su moto”. Si bien llega con facilidad a los 100 km/h, esta máquina es para disfrutarla a velocidad moderada sintiendo el viento en el cuerpo y mirando el paisaje.


Sobre la Ruta Viva su rendimiento fue suficiente para movernos sin apuros y con un funcionamiento fino, con vibraciones muy leves, casi imperceptibles. Perfecta para rodar dentro de los ritmos legales, aunque sí le falta un poco de fuerza al hacer adelantamientos más bruscos por lo que tuvimos que jugar con la anticipación.

Subir de Cumbaya a Quito por la Interoceánica fue divertido. Sin mucho tráfico y en esa gran cantidad de curvas el motor respondió bien a un ritmo sosegado y con un comportamiento preciso y suave.


La horquilla convencional delantera de 41 mm y el doble amortiguador trasero con ajuste en precarga absorben correctamente lo que pasa sobre el asfalto, empedrado y tierra. Sin maltratarla, tuvimos la oportunidad de meterla por mal camino y su respuesta fue excelente… amortigua de gran manera las imperfecciones del camino y mantiene su característica suavidad de marcha.

El sistema de frenos, por su parte, está compuesto por un disco delantero de 300 mm mordido por una pinza de dos pistones y un disco trasero de 270 mm mordido por pinza de pistón simple. Suficientemente eficiente para el ritmo normal al que se debe llevar a la Meteor 350… sin exigencias ni apuros.


En definitiva, la Royal Enfield Meteor 350 nos parece perfecta para quienes busquen una moto fácil de manejar y pintona para disfrutar sin complicaciones. La gran ventaja de esta Meteor 350, a nuestro parecer, es que entra por los ojos y es asequible para muchos bolsillos. Una vez en marcha sus potenciales clientes se encontrarán con una moto a la que es difícil decir que no.

45 vistas0 comentarios