Michael Encalada: ¿Se retira de la competición? una decisión difícil de tomar

A finales de mayo, en su cuenta de Facebook, el piloto imbabureño Michael Encalada, múltiple campeón nacional y latinoamericano en las modalidades “off-road”, soltó una noticia que sorprendió a la comunidad motociclista del país. Anunció su retiro de la competición por motivos de salud, originados por las lesiones que sufrió a lo largo de su larga y fructífera carrera deportiva.


Motociclismo.ec conversó con él para conocer, luego de unas pocas semanas, cuál era su sentir ante este inesperado anuncio. Para saber si la decisión, luego de pasado el difícil momento y todas sus implicaciones, seguía en firme.


¿Hay una luz al final del túnel? Quienes gustan de verlo correr y han disfrutado con sus victorias tienen una esperanza. Aquí sus declaraciones...

La noticia de tu retiro sorprendió a la comunidad del motociclismo en el país… ¿por qué la tomaste?

He pensado en tomar esta decisión desde el año pasado. No lo he podido hacer antes porque las motos son mi pasión y es lo que más me gusta. Fue por la lesión que tengo en la columna, por una caída hace nueve años, y que ha empeorado durante todo este tiempo. Tengo tres hernias discales y los discos de la columna deshidratados y todos estos años los he pasado con terapias permanentes.


Esta es una decisión que la has demorado mucho.

Sí. He seguido montando pero he sentido que cada vez me afecta más. Las últimas veces manejaba la moto pero las piernas y manos se me amortiguaban. Cada vez me molestaba más. Me mantenía con terapias, masajes y ejercicios después de cada entrenamiento y carreras.

A inicios de este año decidí no correr. Pero me llamaron las marcas que me están apoyando, entre ellas Troy Lee y Husqvarna, para pedirme que corra. Me dijeron que tengo el apoyo de ellos, entonces tomé la decisión de seguir corriendo, pero en el fondo no tenía las mismas ganas de antes. Era como estar entre sí y no.


¿Entonces qué pasó que ahora sí anunciaste el retiro?

Decidí que iba a correr y el primer día que fui a la pista para entrenar, calentando en la tercera vuelta sufrí una caída. Creo que en los últimos dos años no me había caído tan duro y lo primero que me golpeé fue la columna.


¿Qué pasó?

En una curva rápida la moto patinó y me botó de cabeza. Me di contra una subida de tierra. Apenas me paré sentí en la columna como que me clavaran un cuchillo. Me dolió mucho pero no me hice chequear y el dolor siguió avanzando hasta que me bajó a la pierna. A la semana no podía caminar bien y me fui al médico.


¿Cuál fue el diagnóstico?

Me hicieron radiografías y exámenes. Vieron que la médula espinal se inflamó por el golpe. No me dejaba caminar bien. El doctor me dijo que esa lesión podía pasar en unos 20 días o un mes, que no era tan grave.

Pero también me dijo que la lesión anterior cada vez está más afectada. Me dijo que si sigo en las motos, haciendo lo que estaba haciendo, a los 45 ó 50 años iba a estar en silla de ruedas.


¡Fuerte noticia!

Por supuesto. Entonces ahí pensé que la vida me quiso decir algo. Por algo pasan las cosas y tomé la decisión de retirarme. Sin embargo, me ha costado un montón porque las motos son mi vida y siempre he estado en el deporte.

¿Y es una decisión definitiva o temporal?

Me ha costado bastante tomar esta decisión. Justo estos días hablaba con José Emilio Sánchez, de Cuenca, y me pidió que corriéramos la primera fecha del Nacional de Cross Country, en la categoría Más 30. Y eso me puso a pensar. Voy a coger la moto para ver cómo me va. Obviamente, no quiero ir a ganar, no quiero ponerme a entrenar ni estresarme por la obligación de ganar.

Ahora, si lo hago, quiero disfrutar. Viendo como me sienta estos días voy a tomar la decisión de correr o no. Pero no quiero correr en la categoría élite porque eso es una presión para mi.


Entonces no es una decisión radical. ¿En qué tipo de carreras podrías estar?

Debería ser una decisión radical. No debería correr por la columna pero me pican las manos por estar en la moto. Voy a ver si corro de vez en cuando un enduro, una carrera por ahí, en categorías que no sean las élite porque eso es lo que no quiero. No busco tener nuevamente la presión u obligación por ganar.


¿Entonces correr al nivel de los Latinos ya no?

Yo creo que no. Para eso se requiere de entrenamientos todos los días y ya no quiero hacerlo. Y tampoco tengo tiempo. Estoy en otro proyecto de un negocio y ya no puedo dedicarme como antes. Tengo otras prioridades por el momento. Tengo que dedicarme más a trabajar.


¿Sin la obligación de los entrenamientos constantes podría ser que la espalda sí te permita correr ocasionalmente?

Sí. Yo pienso que sí. Cuando estoy sobre la moto es cuando más me duele la columna. Cuando no me subo a la moto no me duele y ni siquiera me acuerdo de las molestias. O tengo muy pocas molestias. No es tan fuerte como cuando me dedico en serio a los entrenamientos y las carreras.


¿El médico no te dijo un tajante no a las motos?

No. Es el médico que me ha tratado toda la vida, que conoce todas mis lesiones y me ha curado de ellas. Lo que me dijo es que la columna no va a resistir el mismo trajín de antes y que desde aquí los problemas pueden ser mucho más graves.

El me dijo: “Yo le recomiendo que ya no lo haga porque su columna está bien afectada”.

¿Qué ha sido lo más difícil para asimilar en esta situación?

Todo ha sido difícil porque las motos son mi pasión y nunca quisiera dejarlas al cien por ciento. He estado tantos años en este deporte que es parte de mi día a día y sí me hace falta. Necesito salir a entrenar, ver a los amigos de las motos y todo lo que esto implica. Ha sido muy difícil. Y ahora tengo otras prioridades de trabajo pero sí me hace falta.


Alejado parcialmente de las motos… ¿Has pensado vincularte de otra manera al motociclismo?

Es un tema que me hace pensar mucho. Hay bastante gente que me pide que de clases, que arme una escuela. Pero con el proyecto que estoy por ahora no tengo tiempo. Quizás más adelante lo pueda hacer. Siempre he dado clases pero no me he decidido a crear una escuela. Posiblemente en un par de meses lo pueda hacer para apoyar a la gente de Imbabura.


Eres un piloto élite del Ecuador, con títulos latinoamericanos para el país… ¿Cómo reaccionó la FEM ante tu decisión de alejarte de las competencias?

La FEM no me ha contactado por este tema. Creo que nunca hemos tenido el apoyo que deberíamos tener. El apoyo ha sido mínimo cuando he ido a los Latinos; me darían 100 dólares y las licencias como mucho. Cosas insignificantes para lo que deberían apoyar.


Si vuelves a la actividad parcialmente, ¿qué tipo de carreras escogerías para competir?

Creo que casi nada oficial. No carreras nacionales, por ejemplo. Trataría de no hacerlo. Si corro este fin de semana sería en el Nacional de Cross Country pero no creo que corra todo el campeonato porque me conozco. No puedo correr una prueba de este tipo sin dar todo para ganar. Me digo que solo voy a disfrutar, pero una vez en la pista me gana la adrenalina y siempre voy a querer ganar.

Ahorita estoy cambiando ese chip en mi mente. Quiero relajarme, que no me importe ganar. Si estoy muy cansado o adolorido, por ejemplo, salir de la carrera y no estresarme tanto.

42 vistas0 comentarios