Polaris RZR XP 1000: poder extremo



Para disfrutar de sus capacidades se requiere pericia al volante. De hecho, un UTV como este puede llegar a ser maravilloso en manos de quien lo sepa manejar y un vehículo explosivo en manos de alguien poco experimentada.


En la extensa gama de vehí­culos utilitarios todo terreno con espíritu deportivo hay uno que brilla con luz propia… El Polaris RZR XP 1000, un modelo de agresivas líneas exteriores y una cómoda cabina interior, con un desempeño que lo ha puesto en lo más alto de las preferencias en el Ecuador.


“Mantente firme en control, incluso en los terrenos más impredecibles”, con esta frase la marca estadounidense resume una parte de la naturaleza que tiene este vehículo, que brinda un desempeño extremo gracias a su motor ProStar de cilindro doble con doble árbol de levas y que cubica 999 centímetros, erogando una potencia de 110 caballos que hacen que supere sin problemas casi cualquier obstáculo.

¿Es recomendado para cualquier tipo de piloto? Este no es un UTV de entrada, es uno de los más potentes que hay en la actualidad en el mercado ecuatoriano, por lo que no es recomendado para novatos. En cambio, los pilotos con más experiencia multiplican su diversión poniendo al límite sus asombrosas capacidades en competencias como rallies y los populares bajas.

Las rocas, la arena, el lodo y cualquier otro tipo de obstáculo no son rival para la suspensión de alta capacidad del RZR XP 1000. En su objetivo de caminar rápido y firme por cualquier terreno, se apoya en el efectivo trabajo de sus suspensiones. La delantera con un brazo en A doble con barra estabilizadora con 50,8 cm de recorrido; y, la trasera con un brazo remolcador con barra estabilizadora de igual recorrido.


Las suspensiones de este Polaris vienen muy bien ajustadas de fábrica y para tener el recorrido preciso que realmente se emplea para un Syde by side cercano a los 700 kilos de peso: no hay ruidos y todo funciona como debe, haciendo un gran trabajo como se espera de un equipo de primer nivel.


La tarea de detener con la máxima seguridad al RZR reside en un completo equipo de frenos optimizado para ofrecer un perfecto balance entre potencia y frenado. Está equipado con un disco hidráulico en las cuatro ruedas con calipers frontales y traseros con orificios dobles; además, tiene un freno de mano con transmisión de estacionamiento.

La cabina del Polaris destaca por su amplitud y comodidad, asimismo ofrece un centro de gravedad bajo que genera una inmejorable estabilidad. El conductor se ubica en el asiento de manera que la visibilidad que tiene es siempre amplia, incluso lateralmente y, en esta línea, el Polaris dispone de deslizadores ajustables en ambos asientos. Esto permite situar al conductor más cerca del volante y de los mandos principales, haciendo que la posición de quien lo maneja se torne más natural. Del mismo modo, conductor y pasajero pueden mover a su antojo el asiento y cinturones de seguridad.


Para el almacenamiento dispone de una caja central con soporte para teléfono y una guantera dotada de cerrojo rápido. Como es habitual en Polaris, el interior del RZR dispone de tecnología Dryseat, resistente a la humedad y, por si fuera poco, los drenajes removibles del piso permiten limpiar el vehículo sin problemas.


El RZR Turbo tiene una distancia entre ejes de 2.286 mm y se levanta del piso 356 mm, lo que otorga una indudable ventaja a la hora de sortear obstáculos. De hecho, el manejo de este Syde by side es muy ágil y dinámico. Su radio de giro se cifra en unos muy ágiles 5.5 metros.

63 vistas0 comentarios