“HAY QUE CONFIAR EN LA CAPACIDAD QUE UNO TIENE”



El campeón nacional de motocross en la categoría MX2 A analiza lo que fue la temporada 2020. Un año difícil en el que se levantó de una grave lesión y en el que tuvo más de un problema para llegar al título.



El 2020 fue un año atípico en todos los aspectos y para todas las personas... ¿Estas satisfecho con lo hecho y, sobre todo, con el título nacional en MX2 A?

Volví a correr una válida nacional después de casi dos años después de una fractura bastante delicada en la muñeca. Entonces estoy más que contento de regresar a las pistas y más aún logrando el Campeonato Nacional en mi categoría.


Al empezar esta temporada, ¿pensaste que podía terminar con este resultado?

Realmente no porque fue un inicio de año complicado. Empece a montar pero seguía con dolores en la muñeca. Era frustrante ya que no podía entrenar al nivel que quería porque debía tener mucho cuidado.


¿Y el tema de la pandemia por el Covid-19 te complicó más?

Creo que fue al revés. Cayó la pandemia y como no había actividad en el motocross, decidimos aprovechar que íbamos a estar encerrados un buen tiempo para operarme nuevamente la mano derecha. Esperemos que sea mi última operación.

Tuve tres meses de recuperación y como no podía entrenar aún me dedique a hacer mucho cardio.


Ante el anuncio del inicio del campeonato nacional, ¿cuál fue tu reacción?

Empezar a entrenar en la moto. Sabía que tenía que recuperar el ritmo que había perdido en todo este tiempo. Me subí a la moto pero aún con mucha dificultad.

Al inicio del campeonato sentía que aún no tenía todo mi nivel, que tenía que trabajar más y cotrarreloj porque iba a ser un campeonato muy corto, solo tres carreras, y no había margen para cometer errores.


¿Qué fue lo más difícil de este campeonato?

Creo que el arranque en Santo Domingo. En la primera carrera, hacía vueltas rápidas pero no me sentía conforme con mis resultados, fallaba en algunas curvas y saltos. Todavía había mucho trabajo que hacer. Más aún cuando las condiciones de la pista no ayudaron para nada porque mi categoría corre al último y la pista tuvo bastante polvo y se destruyó rápidamente.


Y volvías a la pista donde te fracturaste la muñeca…

Sí. Fue duro porque al largar la carrera me llegó un flashback de la caída donde me lesioné. Y, para colmo, tuve una caída en el mismo lugar donde fue el accidente hace dos años. Sin embargo, pude reaccionar bien y conseguí un buen resultado.


¿Pero ya en Amaguaña todo fue perfecto?

Tuve la suerte de hacer dos buenas partidas, hacer el holeshot en las dos mangas y sacar bastante margen de ventaja.

En Quito la idea era sacar la mayor cantidad de puntos siendo local, para darle el todo por el todo en Cuenca, en una pista en la que iba a tener más dificultad para ganar.


Cuenca… ¿más problemas en la pista?

Fue una pista muy complicada, con mucho lodo en algunas partes lo que le hizo muy pesada. La idea era sobrevivir y sumar los puntos necesarios para llegar el título. Hice bien las cosas en la primera manga y terminé segundo.

Para la segunda manga tenía la velocidad y ritmo como para ganar… Pero tuve un inconveniente en una curva en la que cometí un error de principiante al resbalarme, otra moto se me fue encima y quede último.

Me levanté y empecé a acelerar como loco y pude llegar otra vez hasta el segundo lugar y llevarme el campeonato. La moto terminó casi recalentada por el ritmo que tuve que imponer, sobre todo en las dos últimas vueltas donde pude ponerme en segundo lugar nuevamente. El trabajo estaba hecho y aseguré el título.

Escuchando esto nos preguntamos… ¿qué tan importante es la preparación mental para superar esos momentos complicados?


Todo viene de saber la capacidad que uno tiene sobre la moto. El mundo se te viene encima cuando cometes errores, pero en estos casos lo que hice fue levantarme, respirar y saber lo que puedo hacer para seguir en carrera.

En Cuenca por ejemplo, cuando parecía que había perdido toda opción de llegar al título, me dije: tranquilo, haz las cosas bien. Remonta, tienes tiempo, sigue tranquilo. Y lo pude hacer.


¿La categoría MX2 A fue una de las más fuertes en el campeontao 2020?

El nivel está bastante alto. Como fueron tres válidas pasó algo simpático… en cada carrera ganó un piloto local. En Sto. Domimgo ganó Mateo Encalada. En Quito fui yo. Y en Cuenca, otro dueño de casa, Pedro Suárez.

Claramente se vio que cada uno era más rápido en su pista local.

El nivel ha crecido y, aunque faltaron pilotos, fue un campeomato muy intenso.


¿El naranja de KTM es tu nuevo color en el motocross ecuatoriano?

Yo estaba en Suzuki, pero no se dieron las cosas para seguir. Empecé el campeonato sin equipo y en Sto. Domingo la gente de KTM me contactó y ahí empezó su apoyo desde la segunda carrera.

Queremos armar un buen plan hasta el 2021 para correr los provinciales de Pichincha y Azuay, el Campeonato Nacional, los Latinoamericanos, si ya se vuelven a realizar; y, algunas carreras importantes en los Estados Unidos, como los Mini Os.

78 vistas0 comentarios