Sam Sunderland, campeón del Dakar 2022 en motos

El piloto británico de GasGas logró su segundo ‘touareg de bronce' en Jeddah, Arabia Saudita. Tres ecuatorianos llegaron a la meta final de la carrera: Mauricio Cueva, Juan Carlos y Juan José Puga cumplieron el sueño de terminar el rally más duro del mundo.



Con 32 años sobre sus hombros, el británico Sam Sunderland, nacido el 15 de abril de 1989, en Southampton, no solamente conquistó su segundo Dakar en esta edición 2022, llevando para sus vitrinas el “Touareg” de bronce, el trofeo más preciado en el mundo del motociclismo de competición… Sino que se metió en la historia de la prueba al otorgarle el triunfo por primera vez a la mítica marca española GasGas, ahora cobijada empresarialmente por KTM, la más ganadora en los desiertos del mundo.

Sunderland debía afrontar el viernes 14 de enero una última especial de 163 kilómetros con una ventaja de 6 minutos y 52 segundos sobre la Honda del chileno Pablo Quintanilla, de 7 minutos y 15 segundos respecto a la KTM de Matthias Walkner; y, de más de 15 minutos sobre la Yamaha de Adrien Van Beveren.

Y lo logró exitosamente tras completar la etapa con una estrategia perfecta en la que nunca contempló la posibilidad de ir adelante del pelotón sino que se dedicó a utilizar su “calculadora” para, de acuerdo a sus cuentas en tiempos, ajustar o no el acelerador de su moto.

El ahora bicampeón partió escoltado por la KTM del argentino Kevin Benavides, quien tras su rotura de motor de hace unos días y después de ganar la etapa 11, arrancaba el último día de carrera abriendo pista para facilitarle las cosas a su “hermana” de fábrica.

Por su parte, Quintanilla hizo todo lo posible por llegar al primer escalón del podio final, ganando la última especial de velocidad y recortando 3 minutos y 25 segundos a Sunderland, que controló su ventaja sin tomar riesgos para lograr el triunfo

Es cierto que en el Dakar puede pasar de todo, que el resto de pilotos iban a darlo todo para arañar minutos en la clasificación final, pero a tan pocos kilómetros de la meta final, con el podio en juego, nadie iba a tomar demasiados riesgos porque en las arenas africanas es mejor recibir la bandera a cuadros que quedarse fuera en el último día de carrera.

El británico lo sabía de sobra, le bastaba con controlar su ritmo en los kilómetros de arena y tierra, y sobre todo, no hacer locuras en el ocho por ciento de piedras que había en esta especial final. Fueron 163 kilómetros en los que Sunderland pudo dirigirse hacia el título después de un Dakar perfecto.

Pero esta edición del Rally Dakar también marcó un hecho trascendental en el motociclismo ecuatoriano ya que los tres pilotos tricolores que tomaron la partida a comienzos de año recibieron la bandera a cuadros en Jeddah, Arabia Saudita, para cerrar con éxito la 45ª edición de la carrera.

Mauricio Cueva, Juan Carlos y Juan José Puga, que finaliza el rally por segunda ocasión luego de culminar en el 2019 en los desiertos de Perú, llegaron a la meta alcanzado el objetivo primigenio de quienes se enfrentan a las arenas del desierto… ¡Terminar el Dakar! Algo que, lamentablemente, la suerte le negó en los últimos días de la prueba a Sebastián Guayasamín, el cuarto ecuatoriano inscrito pero en la categoría de UTV.

El campeón, un perfecto estratega


En 2017 Sam Sunderland conquistó su primer Dakar. Y este año de nuevo, la estrategia le fue a la perfección. El británico logró un triunfo de etapa, la octava, remontó cuando debía, haciéndolo en las jornadas en las que más daño podía hacer a sus rivales, y sobre todo pudo empezar el Dakar con un impresionante ritmo que mantuvo a lo largo de las dos semanas de competencia.

Junto a KTM, la empresa dueña de la marca GasGas para la que corrió este año, Sunderland diseñó una estrategia perfecta. En el Dakar, ganar muchas etapas significa correr demasiados riesgos, ya que al día siguiente toca abrir pista y arriesgar demasiado, lo que puede llevar a una caída o a muchas pérdidas de tiempo que hacen ir a contracorriente en los días posteriores.

Eso es lo que hizo, por ejemplo, Joan Barreda, y de nuevo, no le funcionó, perdiendo todas sus opciones en la etapa 11. Sunderland optó por el plan ganador, especialmente, ejecutando el guión a la perfección en la etapa 10 cuando escaló a la vanguardia de la categoría.

Ese día fue la clave de su éxito. El británico sabía que la jornada 11 podía causar estragos para el que abriera pista. Decidió perder 11 minutos aquel día para salir desde posiciones retrasadas a la etapa reina. Le faltaba rematar. Walkner iba con su misma estrategia, incluso saliendo desde atrás. Y finalmente, siendo segundo se llevó el liderato para encarar esta jornada final.

Tercero en 2019, abandonó en 2020 tras un fuerte accidente en la etapa 9 en el que se fracturó las vértebras, volvió a ser tercero en 2021 con un triunfo de etapa, y se hizo con el premio en este Dakar 2022. Siempre entre los favoritos, aunque con distintos colores, Sunderland hace méritos año tras año para ganar. Era solo cuestión de tiempo que repitiera entre un grupo cada vez más numeroso de pilotos rapidísimos que hacen que esta carrera sea igualada hasta el último día.

GasGas, primera vez que triunfa en el Dakar


GasGas, firma introducida dentro del grupo de KTM, en el que también está Husqvarna, sigue logrando éxitos hace años inesperados. “La introducción de GasGas dentro del nuestro grupo ha tenido un encaje perfecto y ha sido muy acertado”, decía Marc Coma el día de descanso, quien presenció el triunfo dentro de la estructura de KTM como consejero en esta cita.


“Nos da una proximidad, sobre todo a la gente joven. Es nuestra marca de entrada y se le está dando una dimensión a GasGas que nunca nos lo hubiéramos imaginado, ni yo ni nadie. Estoy contento de ver a GasGas luchando por las victorias. Cuando ves una GasGas ganando carreras en Moto3, una GasGas ganando el Supercross americano, creo que es algo muy acertado”, apuntaba el pentacampeón del Dakar en motos.


A esa última frase deberá añadirle un Dakar, el de Sunderland, que hace justicia para la firma por este Dakar, especialmente por el abandono a mitad de carrera del que había sido uno de los grandes dominadores de la cita, Daniel Sanders, ganador de tres etapas.


Sanders tuvo que abandonar al estrellarse contra un bordillo en plena noche en el enlace de camino a la especial. Era sin duda el piloto que más méritos estaba haciendo hasta aquel día para llevarse el triunfo. Hoy, Sunderland pudo acabar el trabajo que empezó su compañero.




19 visualizaciones0 comentarios